The Perfect Woman

No somos perfectas… ni lo queremos ser

Anna Alamán, empoderando mujeres a través del turismo responsable

Conocí a Anna hace algún tiempo gracias a mi trabajo en India y puedo decir que es una de esas mujeres que no te dejan indiferente desde el primer momento. Pocos minutos después de empezar nuestra conversación, ya sabía que debía entrevistarla en el blog. Su historia como emprendedora social y su ímpetu y fuerza para conseguir hacer realidad lo que empezó como un sueño, me impresionaron desde el principio.

Anna es fundadora y CEO de Open Eyes Project, empresa social que organiza viajes de turismo responsable a la India.

 

Nos gustaría conocerte un poco más… Explícanos ¿Cómo nace Open Eyes Project y por qué decides emprender en el sector del turismo responsable?

Decidí emprender porque me encontré en un punto de inflexión de infelicidad en mi camino profesional. Después de 8 años trabajando en marketing y empresas de importación y exportación, me di cuenta de que no me gustaba lo que estaba haciendo.

El querer emprender fue un sentimiento, un reto, conseguir crear algo en lo que yo creía. Además quería emprender algo que pudiera combinar el ámbito social pero que tuviera un modelo de negocio. En aquel momento, cuando nace Open Eyes en 2011, no tenia ni idea lo que era turismo responsable. Simplemente me guié por una intuición de cómo creía que había que hacer las cosas; con sentido y responsabilidad.

En plena época de crisis era importante ofrecer viajes que realmente pudieran abrir los ojos a los viajeros y  “open eyes” significa abrir los ojos a la gente para que puedan ver que las cosas se pueden hacer de forma positiva.

 

¿Y por qué India?

Fue por responsabilidad. Durante mis años de experiencia en la empresa privada había visitado el país por trabajo y me sentía responsable de alguna manera. Así que dejé mi trabajo y me fui con 400 € y sin ningún contacto en el país.

Así fue como empezó todo, empecé a planificar los tours, a conocer comunidades y a viajar. Los dos primeros años de Open Eyes estuve haciendo de guía de grupos. Hacia todo el trabajo; desde la promoción y la comunicación hasta estar con los viajeros durante el viaje pasando por diseñar actividades con la comunidad.

En el camino hubieron muchas dificultades y retos, finalmente decidí llevar la empresa a un nivel mucho más profesional. Por eso decidí irme a Delhi a vivir, la ciudad donde pensé que nunca viviría y donde he conseguido realizar una estructura y crear una empresa solida.

 

¿Cómo se combina el turismo con la responsabilidad con el país?

En Open Eyes realmente queremos dejar una semilla para el futuro y que tenga un impacto real en el país. Por ejemplo, nuestros viajeros pasan por comunidades que nunca han recibido turismo y de esta manera tienen un impacto económico sostenible que les permite generar ingresos. Y además de la experiencia del viajero que es mucho más real e intensa que con un viaje “convencional”.

Actualmente estoy realizando un máster de investigación en turismo sostenible. En Open Eyes hacemos investigación e implementación dentro de la empresa.

Es  muy importante la investigación en el turismo responsable puesto que es muy complejo y todavía no está bien desarrollado en muchas de sus partes. En Europa nos llevan 15 años de ventaja con el turista español.

La palabra responsabilidad es muy holística y cada uno entiende la responsabilidad de una manera distinta. Para nosotros el turismo responsable significa repartir de forma más igualitaria.  Por ejemplo,  diseñando actividades turísticas con comunidades que nunca han tenido acceso al turismo y haciendo de puente entre esas comunidades y el viajero.

 

Desde de tu experiencia profesional en un país tan desigual como India habrás tenido muchas dificultades para empezar de cero. ¿Cómo te ha limitado el hecho de ser mujer en un país tan machista?

Pues ahora que han pasado 6 años y reflexiono sobre ello… me doy cuenta de que tu personalidad cambia bastante. Te vuelves más dura sin quererlo.

El sector del turismo en India es en un 99 % masculino.  Te ves de repente en un mundo de hombres y tu eres una chica, además extranjera y te ven  de una forma distinta.  Al final de alguna forma, a la hora de interactuar con ellos, tienes que construir un muro para sobrevivir…. y al final ese muro queda perenne contigo.

Y sin darte cuenta, cambia tu personalidad cuando tu realmente nunca habrías tenido que construir ese muro en España, por ejemplo. Es curioso, que con el tiempo, vivir en un mundo de hombres puede cambiar realmente la personalidad de la mujer.

 

¿Y tú experiencia con las mujeres en India también ha cambiado algo ti?

Si, por supuesto.  Quiero destacar que en India conectas mucho con las mujeres. Hay mujeres muy fuertes y emprendedoras. Estoy orgullosa de decir que el 70% de los proyectos con los trabajamos de manera directa son mujeres emprendedoras. Y a mi me encanta trabajar con ellas… ¡Siempre hay una cierta conexión!

 

India es el tercer peor país de mujer para nacer mujer, según la ONU. En Open Eyes trabajáis con mujeres de colectivos vulnerables y las empoderáis a través del turismo responsable. ¿Cómo decides empezar a trabajar con ellas?

Como ya te he comentado no somos una agencia de viajes convencional, nuestra forma de diseñar los viajes es totalmente distinta.  Trabajamos con un modelo que se llama “la teoría del cambio”  que consiste saber el impacto que queremos crear e investigar que es lo que puede aportar a la comunidad y cómo se va a crear ese impacto a través de nuestros viajes.

La forma de acercarnos a las mujeres es siempre diferente; algunas veces es porque las hemos buscado, otras por casualidad, otras porque tienen una habilidad y necesitaban acceso al mercado.

Un ejemplo son las mujeres taxistas. Teniendo en cuenta que el 99.9% de taxistas en India son hombres fue algo muy excepcional conocer una compañía de mujeres taxistas. En un principio trabajaban para familias de clase medias – alta de la India, no eran taxistas dirigidas al turismo.

Nuestra labor con ellas fue darles una formación especializada para poder incluirlas dentro del turismo y para crear una experiencia mucho más rica al viajero. De esta manera potenciamos el desarrollo económico de estas mujeres.

Otro ejemplo son las mujeres artesanas. Ellas tradicionalmente solo producen artículos para la venta, pero nosotros fuimos más allá y diseñamos talleres que podrían hacer con los turistas. Es decir, el viajero puede interactuar con la mujer artesana realizando “block printing” (técnica artesana de estampar los tejidos en del Rajastan). En este intercambio, el viajero hace su propio pañuelo, tiene una interacción con la mujer y la mujer recibe un dinero por hacer ese taller. ¡Una experiencia única donde ambas partes aprenden!

 

En estos momentos estáis investigando para colaborar también con un colectivo de mujeres ciegas ¿De qué se trata este nuevo proyecto?

Llevamos un año diseñando un producto turístico para grupos de mujeres que consiste en un donde un lugar súper exclusivo con actividades de yoga y meditación y con comida detox (comida “pura” que se denomina en India). Será un lugar que es pura naturaleza donde se llevaran a cabo actividades tan especiales se hacen paseos por el bosque, días de silencio o encuentros con músicos de la zona.

Y un punto muy importante de terapia a través masajes que es donde incorporamos a las mujeres invidentes que van a estar una semana conviviendo con los turistas y van a ofrecer al viajero masajes terapéuticos.  ¡Es una maravilla!

 

¿Que beneficios se aportan estas mujeres entre ellas?

Lo que he notado durante todos estos años y por eso hemos creado viajes solamente para mujeres es la manera tan especial de conectar entre nosotras… Tener un espacio para compartir alrededor de una hoguera, poder charlar, contar historias y sentirnos comprendidas aunque seamos muy distintas.

Es inexplicable el poder que tienen esas conexiones y lo importante que es para nosotras tener esos espacios. Muchas veces el el día a día no nos permite entender que necesitamos todas lo mismo, que somos muy iguales en muchos aspectos y que necesitamos comunicarnos. Muchas veces el mundo no nos deja comunicarnos como queremos.

Y a las mujeres invidentes les ayuda de forma brutal, ya que entran en contacto con otras culturas, pueden viajar, convivir con la naturaleza. Y, sobre todo, el hecho de estar en contacto con otras mujeres y ven que también tienen otros problemas les aporta un cambio bestial en su vida, que es muy limitada.

Este un viaje es tanto para la mujer viajera cómo para la mujer invidente que ofrece el servicio de masajes terapéuticos.

 

Y la pregunta que no podía faltar y que te habrán preguntado miles de veces en estos años… ¿Puede una mujer viajar sola a India?

En Open Eyes ofrecemos grupos de mujeres por qué, como comentas, muchas veces la mujer sola tiene miedo de ir a India,  pero también con el objetivo de que haya una conexión de mujeres con grupos pequeños de 10 personas como máximo.

En cuanto a ese idea, claro que una mujer puede ir a India sola perfectamente. La comunicación que nos llega es muy alarmista. Y aunque India es un país culturalmente muy diferente, es seguro. Si que es verdad que cuando viajamos por ciudades grandes hay que tener cuidado como en cualquier ciudad grande.

Mi consejo es tomar ciertas precauciones como conocer bien el país y su cultura antes de llegar y ver con que agencia viajáis, es muy importante para no llevarte sorpresas.

En nuestro caso, por ejemplo, cuando una mujer viaja sola, la va recoger una de nuestras mujeres taxistas y al día siguiente siempre hay una persona del equipo de Open Eyes para darle esa confianza y explicarle las cosas básicas que debe saber. Una vez que llegas a India, si sabes que estás en buenas manos, tu viaje será más relajado y las dudas desaparecerán al instante.

 

Y para acabar, nos gustaría saber … ¿Cómo es la mujer emprendedora perfecta?

Para mi la mujer emprendedora perfecta es la mujer que comete un montón de errores y que los dice abiertamente.

Para sacar adelante una empresa pequeña se necesita un esfuerzo enorme, así que también tiene que tener una capacidad para centrarse en el trabajo y ser muy eficiente en terreno.

Tampoco puede faltar que tenga un sentido del humor brutal y que sepa comunicar lo que siente, que nunca tenga miedo a decir que se ha equivocado…. esa es la mujer emprendedora perfecta.

 

Si quieres conocer más sobre Open Eyes Project….

Web  /  Facebook