The Perfect Woman

No somos perfectas… ni lo queremos ser

Feminista Ilustrada, humor e ironía contra los micromachismos

Una chica fuerte y valiente que es una guerrera jedi, un chico negándose a ir a la playa porque no se ha depilado o una crema para la higiene íntima masculina llamada “penisil” … son algunos de los ejemplo del humor gráfico de Feminista Ilustrada. Los colores, las líneas y los originales textos de las imágenes no dejan indiferentes.

El proyecto de María Murnau, en el guión, y de Helen Sotillo, en la ilustración, pretende luchar contra los micromachismos con los que tienen que lidiar las mujeres a diario. Con un tono irónico y de humor sus ilustraciones muestran como serían las cosas en un mundo al revés, donde las mujeres tuvieran esos comportamientos. Un placer poder conversar con ellas y saber más sobre su exitoso proyecto.

 

Me gustaría saber como nace Feminista Ilustrada. ¿Cómo os conocéis? ¿Y en que momento surge la idea de empezar el proyecto?

Nos conocemos desde hace tiempo (somos pareja), y la idea se me ocurrió a mi, que iba a empezar un Máster de género y quería compaginarlo con algún proyecto paralelo. Se lo comenté a Helen y enseguida se ofreció a ilustrarlo para hacerlo más atractivo.

La idea se quedó un poco en el aire, pero yo por mi parte se lo fui comentando a mis amistades y mi familia que se entusiasmaron muchísimo, y ella por la suya se puso a hacer viñetas de algún tema que había surgido. Así que un día me las enseño y me encantó la estética.

También para hacerlas más originales decidimos invertir los roles, nos parecía muy divertido poner a un hombre en plan “dama en apuros”, disfrazado de enfermero sexy para carnavales o diseñar un producto de higiene íntima llamado “penisil”.

 

Dicen que una imagen vale más que mil palabras y vosotras reivindicáis la igualdad de género a través de ilustraciones. ¿Cómo es vuestro proceso creativo?

La idea surge de cualquier conversación o noticia que veamos. Diariamente nos encontramos con escenas machistas que representar. Una vez sacamos el concepto, hago un boceto y para profundizar un poco más escribo un texto. A partir de ahí Helen hace las ilustraciones.

 

¿En que momento creéis necesario iniciar un proyecto para explicar o educar a la gente en la igualdad de género?

En el momento en el que te despiertas y antes de ir a trabajar ya te has preocupado por mil cosas más que un hombre: qué conjunto ponerte, maquillarte o no, si se te notan las raíces, si hay que llenar la nevera, evitar los dulces en el desayuno…

¡Ser mujer en esta sociedad requiere un trabajo horroroso! Y una vez te das cuenta de toda la opresión que soportamos te relajas un poco, pero la mayoría de las mujeres tenemos esos comportamientos de forma automática. Si nosotras no los hacemos, nadie más lo hará.

 

Definís vuestro mensaje como “claro y directo” porque queréis llegar a un público amplio y diverso, es por eso que me gustaría saber… ¿Cuál es vuestro público? ¿Creéis que vuestro mensaje es bienvenido entre el público masculino?

No tenemos un público concreto. Creemos que nuestras ilustraciones pueden interesar a cualquier persona independientemente de su edad o género.

Sí que es cierto que a los hombres les molesta porque se ven representados con esos privilegios que niegan constantemente, pero tienen que asumirlo: ¿Desde cuándo en otros movimientos se ha tenido tanta consideración? ¿Alguien se imagina a un obrero diciendo “no todos los burgueses son iguales”? Roza lo ridículo.

 

Tratáis el tema de los “micromachismos”  con un toque de humor e ironía. ¿Creéis que la sociedad actual es consciente de lo que supone para las mujeres que lo sufren a diario?

No, para nada. Por un lado, ven los micromachismos como tonterías, y por otro, el machismo “grave” (para nosotras todos son graves) ¡Dicen que no existe! ¡Que es cosa de otros países! ¿Cómo pueden siquiera insinuar que estamos en una sociedad igualitaria?

 

Uno de los factores claves de la igualdad está en educar a los niños y niñas para que no sigan perpetuando los patrones machistas. ¿Es importante que las niñas dejen de querer ser solo princesas?

El tema de las princesas debe acabarse ya, ¡queremos jovencitas guerreras y republicanas! Esos modelos hacen mucho daño, son el origen de todo: niñas débiles y dependientes que solo piensan en estar guapas.

Es imposible tener una sociedad equitativa si se trata a la mitad de la población como si fuera estúpida.

 

En España las mujeres ganamos un 24% menos que los hombres y solo ocupamos el 13% de los cargos directivos ¿Es importante seguir visibilizando estas desigualdades?

Da igual el ámbito que analicemos, en la política, las instituciones, la cultura, los medios de comunicación… en todas partes, hay mayoría de hombres. Hay demasiadas mujeres que siguen en casa pensando que no son válidas para muchas cosas. Un ejemplo que hemos visibilizado es el caso de la escasa presencia de mujeres de los festivales de música. Y gracias a la campaña #sinmujeresnovoy se están haciendo muchos progresos, la gente se está movilizando.

 

Cómo os imagináis el futuro de “Feminista Ilustrada” y con quién os gustaría trabajar.

Nos ha gustado mucho trabajar en campañas a nivel nacional como las de Cruz Roja del 8M y el 25N. Nos encantaría poder seguir así, pero sobre todo ampliar Feminista Ilustrada y comenzar también a producir viñetas en inglés. Tenemos suerte de poder trabajar en lo que nos gusta, pero también nos hemos entregado al 100%. El esfuerzo ha merecido la pena y, en realidad, la clave de cualquier proyecto es eso, lo que estés dispuesta a dar.

 

Para acabar, me gustaría saber…. ¿Cómo es la mujer “feminista ilustrada” perfecta?

La feminista ilustrada perfecta, bajo nuestro punto de vista, es una mujer que sepa empatizar con las diferentes condiciones que definen nuestra vida (aparte del género), como la raza, la clase, la edad y la sexualidad.

No nos gusta un feminismo que pretenda apartar a mujeres musulmanas o gitanas, porque eso se aleja bastante de la definición de feminismo. Pero sobre todo, lo que define a una feminista ilustrada perfecta es que lleve esta ideología como una forma de vida.

El feminismo no es una insignia que se pueda guardar en el cajón, es una forma de vida.

 

 

Si quieres saber más sobre Feminista Ilustrada visita su web y redes sociales:

Web   /  Facebook  /  Twitter   /  Instagram